sábado, 26 de octubre de 2013

EL COLOR DE ANDALUCÍA


Quien no ha escuchado nunca eso de... "los pueblos blancos de Andalucía...". Realmente, las zonas rurales (y no rurales) de Andalucía poseían color, no eran de un blanco impoluto,  como dice el arquitecto Ignacio Garáte:

Terminaremos estas notas mencionando la pasión por el color en las arquitecturas mediterraneas populares, como reflejo vivo de estas constantes, sobre todo en Levante y Andalucía, aunque van desapareciendo por los encalados blancos.Los antiguos viajeros citan las policromías del Albaicín, hoy blanqueado.El abuso que se inició en el XVIII, con las recomendaciones sanitarias sobre el blanqueo, que llegó a enjalbegar la catedral de Granada, pasando por los tópicos turísticos de las arquitecturas blancas, han ido borrando los vestigios cromáticos.(Gárate Rojas, I., 2002)

Acuarela del barrio de la Chanca (Almería)
Extraído de: enlace
Debajo de capas de encalados blancos que llegaron a su auge con el reinado de Carlos III para mejorar la profilaxis y evitar la expansión de enfermedades, podemos descubrir colorido en las fachadas andaluzas en forma de ribeteados de puertas y ventanas, o simplemente la coloración de pinturas y morteros con tonos terrosos, condicionada por los materiales con los que estuvieran elaborados
Dentro de los encalados también puede contemplarse una paleta cromática apagada y apastelada por el blanco de la cal, con la adicción de azulete o añil, tierras tostadas u óxidos.
Casa del obispo  (Málaga)
La arquitectura popular recurría a los materiales de la zona, y estos podían adquirir tonalidades diferentes dependiendo de su composición, lo que le aportaba gran identidad a la arquitectura local.

Debemos imaginarnos pues, un escenario homogéneamente colorido, signo de identificación involuntario de cada pueblo de Andalucía.




viernes, 25 de octubre de 2013

¿QUÉ PASÓ CON LA CAL?



La cal como ligante en morteros y hormigones, era el material mas usado en la construcción, antes de la irrupción en los mercados del cemento portland. Esto no es opinable, es tangible, es un hecho que hay que tener muy presente y que lleva a preguntarse… ¿Qué pasó? ¿Por qué la cal se vio desplazada tan drásticamente? ¿Qué aportó ese material tan novedoso como para desplazar a la cal…?

Desprendimiento de enfoscado de mortero de
cemento sobre estuco de cal formando ladrillo fingido.
Haciendo una brevísima síntesis generalista, podemos decir que el uso del cemento empezó a extenderse en España entre el segundo cuarto y mediados del S. XX. Un nuevo material que venía de la mano de la revolución industrial, era clara alternativa a los sistemas estructurales de entonces que aportaba muchas posibilidades.

El cemento consigue copar el mercado de una forma extrañamente agresiva, de la misma manera que en este mercado capitalista en el que vivimos nos meten con calzador productos que ni siquiera nos paramos a reflexionar sobre su autentica utilidad. La extensión del cemento llega hasta entornos rurales donde únicamente se utilizaba cal y esta es sustituida hasta tal punto de ser hoy en día un recuerdo del pasado. Sitios donde el uso de cal era predominante, ahora utilizan de forma sistemática el cemento. Con el cambio de material también se produce un cambio de maneras, ya no se trabaja de una manera estudiada, cuidada y medida, con el cemento es todo mucho mas “bruto”,  gruesos enfoscados que van literalmente fusionados con las fábricas (mas adelante veremos que esto no es adecuado), y amnesia en cuanto a antiguos modos de trabajo creados a partir del sentido común, que dotaban de calidad a la construcción.

Pero entonces… ¿por qué sustituyó un material a otro?. Principalmente el cemento se antepone a la cal por la velocidad de fraguado del primero. En poco tiempo adquiere gran consistencia y resistencia. Además, la resistencia del cemento es mayor que la cal, aunque este no tiene nada que envidiar. Por otro lado también habría que tener en cuenta la potencia con la que se implanto en el mercado por parte de empresas muy potentes y con mucho interés en su comercialización.

Iremos viendo que estos no deberían ser condicionantes para anular la cal del mundo constructivo. A modo de reflexión quizá podemos meditar sobre la idea de que es mejor rebajar el pistón en esta sociedad con velocidades de vértigo en la que vivimos e implantar procedimientos más lentos y de mayor calidad. Asimismo, los morteros de cal tienen una resistencia a compresión bastante aceptable, por no decir idónea en muchas ocasiones en las que se busca flexibilidad en vez de “dureza”. Tengamos en cuenta que el material vuelve a su estado original, el de pieza caliza, y desde luego no estamos hablando de plastilina.

Estos son algunas características por las que se debería anteponer la cal al cemento:
-        Mayor trabajabilidad.
-        El retraso del fraguado se puede ver como una bondad. Permite utilizarlo durante mas tiempo, incluso una vez aplicado en un enfoscado por ejemplo, se podría rectificar la planeidad únicamente humectándolo mientras que no haya carbonatado.
-        Enorme transpirabilidad.
-        Material sostenible (forma tradicional de extracción).
-        Estética y confortabilidad.
-        Higiene, el ph actúa contra bacterias, mohos…
-        Elevada durabilidad y resistencia.
-        Menos sensible a la alteración por sales.
-        Ausencia de tóxicos y compuestos de dudoso origen.
-        Es un material de un solo componente en 90% de su totalidad de procedencia clara, mas seguridad en cuanto a lo que se tiene entre manos.