lunes, 16 de diciembre de 2013

REPARACIONES AGRESIVAS - Caso práctico: Paseo de Sancha, 27

Imagen de 2007 de la vivienda, con visibles
afecciones en sus muros. (Fuente)
El Paseo de Sancha alberga algunas de las viviendas mas bellas e imponentes de la ciudad de Málaga, este es el caso de la "Bouganvillea"; Paseo de Sancha, 27. Edificio unifamiliar, con anexo inferior de uso comercial, posee rasgos historicistas y neomudéjares, similares a los utilizados por el ingeniero Sancha, acompañados de algunos elementos modernistas, características que la colocan como vivienda construida para una burguesía asentada. Es otorgado al arquitecto Fernando Guerrero Strachan y data aproximadamente de principios del siglo XX.  Este edificio se encuentra protegido en el catálogo del PGOU el cual es fácilmente consultable. (Guía de arquitectura, 2005).







Detalle de muro con el revestimiento eliminado.


El mortero se disgrega con facilidad. La poca 
transpirabilidad del cemento 
ha facilitado que el mortero se deteriore.





Descripción
El motivo de traer a colación este edifico son las reparaciones que se están ejecutando debido al mal estado que presentan los muros de la fachada principal, actuaciones que no son acertadas y son un claro ejemplo de lo que no se debe hacer en una vivienda de tales características.

Las casas mas historiadas de esta zona, presentan casi todas los mismos sistemas y problemas, muros de piedra para salvar desniveles que a su vez hacen función de contención afectados por humedades de capilaridad.

Mediante un simple análisis organoleptico, se puede apreciar fácilmente que los muros están realizados con piedra extraída del propio monte donde está localizada la vivienda, y morteros de cal y/o incluso tierra para la trabazón. De esta manera, el elemento esencial del muro es el mampuesto, de pizarra muy compacta, que en su día colocaron a conciencia para que asienten unos sobre otros perfectamente y respondan así a todos los esfuerzos solicitados de forma efectiva, ya sea conteniendo tierras o sustentando viviendas. La mampostería por si sola esta suficientemente trabada, es por ello que el mortero pasa a un segundo plano, su función es tapar los huecos que quedan al encajar los mampuestos que conforman el muro y mejorar aún mas la trabazón de este. Por ello el mortero aquí no es importante que sea rígido, debe ser mas dúctil y elástico, fácilmente adaptable a los asientos de dicho muro, y muy poroso, de tal manera que deja evaporar toda esa humedad que le aporta el terreno que sustenta o sobre el que esta construido.









De nuevo, reparaciones agresivas con cemento.
Ya se ha procedido en algunas zonas con
emparchados de cemento.


















Análisis
Los muros de carga presentan los problemas propios de esta tipología constructiva, humedades por capilaridad, eflorescencias y disgregación de revestimientos. Estos problemas vienen dados principalmente por la falta de transpiración y drenaje del muro.

La falta de transpiración es causa directa del uso de cementos y pinturas derivadas de la industria petroquímica. Estos materiales no dejan transpirar al muro, no permiten evacuar ese agua que asciende por capilaridad, o que le aporta el propio terreno al que contiene. La presencia de agua acarrea la aparición de eflorescencias. El agua lleva consigo sales disueltas, que pueden provenir del terreno o de los mismos materiales que conforman el muro. Cuando este agua logra encontrar una vía de escape, esta evapora y las sales quedan en el muro cristalizandose y rompiendo el revestimiento. Si el muro no puede transpirar correctamente, el agua asciende por este, aumentando su concentración en sales, concentración que se dispara con el cemento. Resumiendo, se puede afirmar que ante la falta de transpiración, mayor concentración de agua, y a su vez mayor concentración de sales en el liquido, propiciando la aparición de eflorescencias.

La gran humedad que tienen los muros también es consecuencia de la ausencia de drenaje. En la construcción originaría quizá no hacía falta pero hoy en día si que se hace necesario.  Para comprender esto debemos retrotraernos en el tiempo y entender el vial publico diferente a como las conocemos hoy, los suelos transpiraban adecuadamente ya que no existía pavimento como tal, era simplemente tierra, adoquines o barro cocido, y ante un suelo que no era excesivamente arcilloso, como es el caso, no era necesario realizar un drenaje especifico para el muro. Sin embargo, la colocación de asfaltos, pavimentos modernos muy poco porosos, restan infinitamente la capacidad de transpiración del suelo, y el agua busca su  camino a través de los muros, la vía de escape mas factible.

Actualmente, el pavimentado es el principal problema de la mayoría de edificios antiguos, que al no solucionar esa falta de transpiración con un drenaje al pie del muro, se producen las humedades por capilaridad en los zonas inferiores, deteriorándolas gravemente.



Sucesivas capas de pinturas sintéticas que restan
transpiración al soporte
Revestimiento muy degradado por las eflorescencias.






















Soluciones
Estamos ante un claro ejemplo del uso desproporcionado y desatinado del cemento. Soluciones drásticas con cemento por falta de conocimientos e ignorancia del funcionamiento de los sistemas constructivos tradicionales. La eliminación de la cal de los mercados junto con la desaparición de profesionales conocedores de las artes de la construcción seguramente ayudaron a estas soluciones inadecuadas con cemento que a día de hoy se vuelven a repetir. Sería interesante averiguar que material conformaba el revestimiento primitivo, el cual seguramente empezó a fallar cuando las humedades por capilaridad afectaron al muro junto con las eflorescencias debido a los primeros enlosados, asfaltados y pavimentados.

Las soluciones que se proponen son muy simples, ejecución de una drenaje mediante grava y canalización, y revestimientos con morteros tradicionales de cal y pinturas minerales.

Lo mas importante sin duda sería eliminar cualquier vestigio de cemento, y revestir el muro con cal aérea para facilitar la transpiración del mismo. La parte estética puede solucionarse con una pintura a la cal directamente sobre el enfoscado, o un último recubrimiento más fino con mortero de cal, llamada capa de sacrificio o estuco, con pigmentos minerales para colorear la superficie.

Esta solución asegurará una larga durabilidad, un funcionamiento óptimo del muro y sobre todo, una estética mucho mas bella y elegante, digna de la vivienda tratada.




Estado de deterioro importante en
el muro que da a C/Bobastro,
acentuado sin duda por el uso
de cementos.


Vista general del muro que da a C/Bobastro.



















Reflexiones
La administración, desde su extensión dedicada hacia la construcción y edificación en la ciudad como es la Gerencia Municipal de Urbanismo, debería asumir un papel fundamental en la educación en el cuidado y salvaguarda del patrimonio de la ciudad, y por supuesto en la orientación y ayuda a los dueños de este patrimonio, tanto económica como técnica, que incentivasen el mantenimiento y cuidado adecuado. Sin embargo, la situación actual dista infinitamente de lo que el sentido común o la lógica de la razón dictaría, y muchas veces, dueños de un importante patrimonio arquitectónico no poseen ninguna motivación e incentivo en cuidar adecuadamente el legado del que son propietarios, legado que constituye el paisaje malagueño.




Más fotografías