jueves, 30 de enero de 2014

Reparación y saneado de humedades con mortero de cal - Ejemplo práctico

Cuantas veces nos hemos tropezado con paredes dañadas por la humedad, eflorescencias y pinturas desprendidas. Las humedades por capilaridad son un problema difícil de erradicar, pero teniendo algunos conceptos claros se puede llegar a conseguir una notable mejoría.
El mercado, ante la falta de conocimiento popular y el declive de la técnica, se aprovecha  ofreciendo soluciones inútiles, o en los peores casos soluciones que agravan el problema. Insistencia en impermeabilizar, poner barreras al agua, aplicación de productos derivados de la petroquímica con nombres rimbombantes, que tienen mas inversión en marketing que en el propio producto, es lo mas usual encontrar para eliminar estas humedades.

Sin embargo, como decía antes, es menester tener ciertos conceptos claros para evitar las temidas humedades:
-No se puede poner barreras al agua, necesita una entrada y una salida.
-Hay que facilitar la transpiración del edificio.

Esta introducción es solo una excusa para mostrar algunas fotografías que he podido rescatar de la reparación de muros interiores aquejados de este mal. La reparación se basó básicamente en el picado y saneado del muro, aplicación de nuevo enfoscado de cal y pintura al silicato altamente transpirable. El resultado lo podéis apreciar vosotros mismos.

Antecedentes

Se trata de una vivienda de dos plantas, orientada hacia el sur, en la falda de Monte Sancha (Málaga). La elevación del terreno obligaba a construir las casas semienterradas para salvar el desnivel. Este es el caso de la vivienda objeto. La calle trasera esta en cuesta, de tal manera que entierra parcialmente la casa. Para comprenderlo mejor podemos ver el plano de alzados.

Vista del frontal y de la parte trasera, por donde
queda semienterrada la vivienda



En la zonas enterradas por completo, los daños por la humedad eran evidentes, tal y como se reflejan en las fotografías, menos de las que me hubiera gustado rescatar. El interior tenía diversos enfoscados y parches de yeso o mortero de cemento. La terminación era en pintura plástica, incapaz de facilitar la transpiración que necesitaba el muro.

El mal estado de los interiores era obvio
Algunos parches de cemento

Las eflorescencias tan antiesteticas.
La hornacina se cerró, por lo que
no se visualiza en las fotografías
actuales.
En situaciones así, el yeso es uno de los peores
materiales que se pueden usar
































El muro está conformado con piedra pizarrosa del propio monte, ladrillo macizo y un mortero que se vislumbra de cal y algo de tierra. Al estar el muro en contacto con el propio entorno, este le aporta la humedad que de por sí tiene el terreno. Esta humedad se transmite hacia el interior, degradando las superficies interiores y provocando a su vez un ambiente excesivamente húmedo.

Acciones
Después de tantear varias opciones, se ejecutó lo que era más práctico y barato, ya que lo mas adecuado hubiera sido realizar a su vez un drenaje en la cara exterior, pero puede el lector deducir que todo lo que lleva asociado esta acción, (cortar el tráfico, excavar, reponer...) elevaba considerablemente el precio.

Saneado de los muros, aplicación de mortero de cal en varias capas, evitando fratasar demasiado para no cerrar el poro y acabados demasiado "apretados" que cierren la red capilar. El resultado es un material enormemente transpirable y con buen comportamiento ante humedad y sales. Para finalizar, una pintura al silicato, con un nivel de transpiración de los mas altos en el mercado, V > 2000 g/m² · d, (permeabilidad al vapor de agua).

Otras de los beneficios que aporta tanto la pintura mineral como el mortero de cal es la higiene. En interiores como el que tratamos, las condiciones son idóneas para el desarrollo de hongos y ácaros, temperaturas entre 20-23 ºC y niveles de humedad relativa alta (70-75%), crean un caldo de cultivo excelente. Actualmente el problema de hongos ha desaparecido, y los ácaros tienen mas difícil la vida, por lo menos en las superficies verticales.

Después de cinco años, todavía no se
aprecian eflorescencias
El interior esta en perfecto estado


Los materiales aplicados posibilitan la adecuada
transpiración del muro 
La parte inferior al friso se encontraba en
estado lamentable, a día de hoy y después
de cinco años, todavía no hay muestras
de humedad








































El uso de la cal en interiores se antoja como un material de excelente comportamiento desde el punto de vista técnico y estético. Las posibilidades de color son infinitas y es que se pueden combinar los pigmentos minerales de infinitas maneras para dar una estética personalizada incluso evitando el uso de pinturas. Sin duda el desconocimiento de este material impide disfrutar de un serie de ventajas que con otros materiales sería muy difícil encontrar.

5 comentarios:

  1. Enhorabuena por tu blog. Me agrada saber que existen técnicos sensibilizados y con responsabilidad para actuar en el Patrimonio.

    Se trata tan simple como actuar con materiales similares a cuando se construyó dicho edificio.

    Sigueme en mi blog: http://jst3d.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  2. Hola, Jesús, gracias por tu artículo: incluso alguien sin idea en este tema lo ha entendido. Tengo una pregunta, a ver si puedes ayudarme: tenemos humedades por capilaridad, y nos han recomendado, como tú indicas, una buena respiración para la pared (enfoscado de cal y pintura de silicato, o en su defecto otra pintura transpirable). La cuestión és: ¿se puede picar sólo la parte afectada por la humedad y aplicar allí el mortero de cal? ¿Cómo se lleva la unión del mortero de cal con el material que hay actualmente en la pared (¿¿yeso??)?

    Gracias y de nuevo enhorabuena,

    mj

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola. En primer lugar darte las gracias por interesarte en el tema.
      En principio (y es que sin ver el problema no puedo asegurarlo) se pica la zona afectada y un poco más, buscando siempre dejar un paño rectangular. Cualquier resto de cemento o de yeso habría que eliminarlo, no porque se lleve mal con la cal, si no porque pueden provocar de nuevo eflorescencias y problemas en la pared.
      De todas maneras, debo decirte que sin ver el problema es muy difícil evaluar. Muchas veces se necesita actuar además en el pie del muro añadiendo ventilación mediante un sencillo drenaje aéreo, lo que aumenta la efectividad enormemente. Otras veces hay que incluir drenajes en el propio muro mediante elementos porosos (ladrillo por ejemplo).
      Si tienes cualquier duda o consulta, puedes dirigirte a mi correo electrónico: jpalenzuelaillan@gmail.com

      Eliminar
  3. Hola, me interesa esta tecnica, he consultado a un albañil de la zona donde vivo y me desaconseja el mortero de cal, cuando hay mucha humedad ambiental porque, según el, se acaba desprendiendo de la pared, ¿en que casos, para paredes exteriores, seria mejor usar un mortero de cemento y arena en lugar de la cal? Gracias. David Couce

    ResponderEliminar
  4. Hola, te felicito por el artículo, realmente muestra de una forma práctica y visual el problema de la humedad y su solución, nosotros estamos trabajando con cal y la verdad es que el cambio que se percibe en las habitaciones desde la primera base de enfoscado es increíble, pasar de un ambiente malsano a un ambiente fresco y saludable, pasar de un espacio en el que estás a disgusto o incómodo a disfrutar de un ambiente acogedor!! Y luego los colores con pigmentos ni que hablar, clientes que empiezan a disfrutar de sus viviendas luego de muchos años de incomodidad y en muchos casos de enfermedades respiratorias... en fin Las bondades de la cal son manifiestas, en horabuena Jesus y que puedas desarrollar muchos proyectos y nos los muestres claro. Un saludo Andres. adjmalaga@gmail.com

    ResponderEliminar