miércoles, 27 de agosto de 2014

De cal y canto y arena

El título de este blog hace referencia a una técnica constructiva tradicional basada en los tres materiales esenciales a los que nombra, la cal, tan abundante en nuestra geografía, el canto, que no es más que piedra (la raíz cant- proviene de una voz primitiva Celta y evocaba a la piedra, según la R.A.E.) y la arena, localizable en cualquier playa o lecho de río, e incluso en determinados estratos geológicos.
Esta técnica era utilizada de forma usual tanto para el levantamiento de muros como la realización de suelos empedrados, siendo más usual en aquellas zonas donde la piedra estaba próxima en un radio que facilitase su obtención sin encarecer la obra. La cal  ligada con la arena y el agua constituía el mortero con el que se asentaba el canto. Si la piedra era  recogida de el asiento de los rios o la playa, entonces se trataba de un canto rodado, adjetivo que hace referencia al rodaje sufrido por la piedra por el efecto de los agentes erosionantes que le daban la característica forma redondeada. Ésta se solía utilizar para los característicos suelos de guijarros o empedrados.

Los muros son de piedra, trabados y revestidos con mortero de cal y tierra. Vivienda de Maderuelo (Segovia)

No hay una manera más elocuente de evocar la arquitectura tradicional que sirviéndome de esta técnica popular para nombrar al blog. De cal y canto y arena pretende hablar y transmitir sobre la construcción en la que se basa la arquitectura tradicional, popular y vernácula,una arquitectura cargada de valor que hemos dejado de lado y tiene mucho que aportar.

La arquitectura a la que hago referencia es aquella que se ha ejecutado sin arquitecto (popular), sirviéndose de técnicas tradicionales de construcción transmitidas de generación en generación durante miles de años (tradicional), y que posee elementos constructivos y tipológicos propios de un lugar determinado, elementos distintivos de una localización (vernácula).

El interés por recuperar los saberes tradicionales en construcción no es una simple añoranza del pasado, o un gusto caprichoso por revivir antiguas tradiciones. Detrás hay una motivación por mejorar la calidad de la construcción, hacerla más eficiente y sobre todo, ofrecer una mejor vivienda a los posibles moradores. Son muchos los argumentos para valorar la construcción tradicional, de los cuales creo interesante mencionar de manera sintetizada los siguientes:

Empedrado con canto rodado


Eficiencia y sostenibilidad: El valor más claro de la construcción tradicional es la eficiencia, o la capacidad de resolver problemas complejos con una solución sencilla e inteligente, teniendo en cuenta aspectos culturales y geofísicos, como por ejemplo la climatización de una vivienda mediante búsqueda de la orientación correcta, ventanas estrategicamente situadas, y otros elementos tipológicos y constructivos propios de cada localización como patios interiores, cuevas, aleros, porches, galerías, muros de tapia, de piedra, corcho, vegetación adosada...
Otro aspecto a destacar dentro de la eficiencia es la idoneidad técnica de los materiales empleados. Desempeñan su papel de manera óptima. Es el caso de los revestimientos de cal, que no fisuran, transpiran mejor, son duraderos y evitan humedades, ademas de que son más higiénicos. La madera es otro material, que aunque existen muchos prejuicios, necesitaría una entrada específica para enaltecerla debidamente. Tiene mejores comportamientos que el metal en algunos aspectos, evita puentes térmicos, y es más ligera, por citar algunas ventajas.

Ejemplo de aplicación de revestimientos tradicionales de cal en vivienda actual.
Aplicación del SATE, Sistema de Aislamiento Térmico. 10 cm de corcho en planchas de 5 cm
colocando el doblaje a rompejuntas. Aplicación de mortero de cal hidráulica.
Total 2.5 cm de grosor medio. Más información y fotografías (Casa Alternativa Puig)


Salud y ecología: Los materiales utilizados en la construcción tradicional, al no provenir de la industria petroquímica no liberan tóxicos ni son perjudiciales para el ser humano. A su vez, la extracción y producción de estos materiales no requiere una gran cantidad de energía, con lo que la obtención de los mismos requiere menos contaminación y recursos. Algunos de ellos tienen caracteristicas que los hacen óptimos para su aplicación en la vivienda, como son los revestimientos de cal, que impiden el desarrollo de hongos y ácaros, algo importante para las personas alergicas. Otro ejemplo es la tierra, la cual aporta calidez, absorbe olores, regula de forma eficiente la humedad y protege de las ondas electromagnéticas.

Una de las razones del uso de la cal era su poder desinfectante.
Vivienda en Checa (Guadalajara)
Economía: La arquitectura tradicional es beneficiosa con la economía local, ya que repercute directamente en la clase media trabajadora, los artesanos encargados de los oficios, profesionales especializados, que a su vez aprovechan materiales de la zona, con lo cual el dinero no va a empresas monopolizadoras que en muchas ocasiones no se encuentran ni en el mismo país, ni mucho menos en la misma provincia, sino que se queda en la zona. La construcción moderna por el contrario fomenta la adquisición de materiales de grandes empresas que invierten mas en marketing que en la propia calidad del producto, y de los que muy pocos se lucran.
En contra del pensamiento popular, la arquitectura tradicional es asequible y económica, más aún teniendo en cuenta la amortización de la reducción del gasto en mantenimiento de la vivienda (materiales de mayor calidad) y en gasto energético.

Los materiales utilizados son básicos, económicos y obtenidos de las inmediaciones:
 caña brava, madera, barro cocido, o incluso tierra de las inmediaciones,
como se ve en el Cortijo Los Chanos, ejecutado con la técnica del tapial. (Málaga)

Patrimonio y tradición: El patrimonio y las tradiciones de un pueblo constituyen su identidad cultural, que seamos lo que somos y no algo diferente. Es evidente que como sociedad avanzada existe la obligación y el deber de velar por el mantenimiento del patrimonio vernacular y la continuidad de la construcción tradicional, si bien debemos entender la tradición como algo mutable y adaptable a las necesidades actuales.
La arquitectura tradicional guarda miles de años de evolución y adaptación al medio, teniendo en cuenta aspectos culturales y fisicogeográficos, por lo que es importante conservarla, tanto por el incalculable valor patrimonial que significa, como fuente inagotable de información y recursos para resolver la arquitectura de nuestros días.
Por otra parte, es sabido que la adecuada conservación del patrimonio y la tradición es muy rentable desde el punto de vista turístico, como foco polarizador de turismo de calidad.

Aunque la argumentación no profundiza en cada aspecto, creo que queda convenientemente razonado el porqué debemos aspirar a una construcción diferente que beba de la arquitectura popular, tradicional y vernácula. Es un hecho el agotamiento y encarecimiento de fuentes de energía fósiles como el petroleo, necesarias para adquirir gran parte de los materiales de la construcción industrializada (metal, vidrio, cemento...), por lo que sin mas remedio, habrá que tender hacia materiales que necesiten menos energía para su producción, como son los usados por la arquitectura tradicional.

Y siguiendo con las tradiciones y el patrimonio, pasamos de lo arquitectónico a lo inmaterial con el flamenco, otro patrimonio con gran aporte identitario, dándonos cuenta de que a pesar de las clasificaciones, el patrimonio de un lugar es un todo unitario. Tiento cantado por Camarón de la Isla donde se menciona la técnica constructiva que da título al blog.


A un toro bravo en su muerte (tientos) - José Monje Cruz y Paco de Lucía