viernes, 17 de julio de 2015

Índice


Loading...
Cal y canto y arena

jueves, 16 de julio de 2015

REPARACIÓN DE BALSA S.XIX EN ALMERÍA

INTRODUCCIÓN
Esta vez nos vamos hasta Almería para reflejar el proceso de reparación de una balsa, del siglo XIX. Las balsas son elementos constructivos para la acumulación de aguas, muy similar a las albercas si bien en algunas geografías se entiende de mayor tamaño que estas. Está situada en Huércal de Almería, cuyas aguas son recibidas a través de unos de los ramales  del famoso canal de San Indalecio.

Uno de los ramales por donde se surtía agua al canal de
San Indalecio cercano a la localización de la balsa y que hoy ha quedado
 como hito físico  en la carretera N-340 que delimita el
termino municipal entre los vecinos pueblos
de Huércal y Benahadux
Detalle de los pilares del acueducto de Zamarula
a base de mampostería ordinaria ligada con
mortero de cal y arena.





















Para situarnos primero habría que entender la geografía del entorno, marcada por una agresiva climatología donde las lluvias están contadas con los dedos de una mano, obligando desde largo tiempo atrás a la utilización de tecnologías hidráulicas, muy modestas, ya fuera de acumulación o captación de aguas.
En el caso que nos ocupa, la acumulación de aguas iba destinada al riego de la uva que se cultivaba en la propiedad, plantaciones usuales de la zona en aquellos tiempos.

Típicas edificaciones de la zona

Característico paisaje agreste de Almería


El canal y todo el sistema hidráulico que lleva aparejado es uno de los elementos patrimoniales mas importantes de Almería. Lo podemos conocer mejor consultando los enlaces al final de la entrada, muy curiosos para todo aquel que le guste el tema.

La balsa que se va a repara así como el ramal que suministra agua desde Benahadux, hoy día sigue funcionando con total normalidad, siendo controlado por la junta de regantes, cuyo responsable es la figura del "relojero", o aquel que vela por dar las horas de agua.

Reglamento de la Sociedad Nuevos Riegos de
San Indalecio

Obtenido por cortesía de José Martinez,  de su blog
sobre história de Almería (enlace).
Enlace al documento


CONSTRUCCIÓN
Una vez situados, ya podemos empezar con al ámbito más técnico. La balsa es un cilindro de unos diez metros de diámetro, por dos metros de profundidad aproximadamente. El aporte de agua se realiza por una boquera original de piedra labrada. El riego hoy en día se realiza mediante extracción por motor, pero desde el principio la balsa contaba con un sistema de dos sifones, que permitía la apertura del caudal, aún hoy en uso.

















.


El cambio de paradigma constructivo y la devastación de la arquitectura y costumbres constructivas tradicionales  no paso de largo por aquí. Reformas de las últimas décadas del siglo XX provocaron la
alteración del elemento, con la subida de nivel de los muros a base de bloques de hormigón , así como el revestido del vaso mediante una gruesa capa de mortero de cemento, que como veremos ahora, a la larga traen mas problemas que beneficios.

Detalle del "sótano" de la balsa. Habitáculo dispuesto en un lateral, ligeramente en cota inferior y donde se disponen
los sifones de riego. 

Sifón de riego superior
Sifón de riego inferior
























Por lo poco que se puede apreciar debajo de la capa de cemento, la balsa esta construida con ripios, mampuestos y mortero de tono rojizo que puede dar lugar a pensar en un yeso hidráulico (nada que ver con el actual), no en vano las gentes antiguas del lugar hablaban de la extracción y elaboración de yeso en dicha localización,  incluso de forma industrial, aunque Antonio Gil Albarracín en su libro "Arquitectura y tecnología popular en Almería" remarcaba esta zona como calera antes que yesera.

Esta tipología constructiva resulta flexible a los posibles movimientos del terreno, y de fácil mantenimiento, ya que para cegar cualquier fisura vale con la infiltración de mortero a modo de jabelga y posterior planchado. Sin embargo, la terminación en cemento, al ser un material incompatible con el original, ni se comporta de manera mimética ha creado un vaso enormemente rígido, que fractura como un cristal ante cualquier movimiento y que es mas difícil de mantener al no poder aplicar las mismas técnicas de conservación.

Agravando la situación, en mantenimientos posteriores se ha utilizado la usual pintura plástica para azoteas, que tienen una rápida perdida de eficacia y son muy difíciles de retirar en caso de que queramos revertir la intervención. Además existen sellados mediante mortero de cemento, aplicado directamente sobre la pintura, con lo que ni se adhiere a la superficie ni tiene resistencia.

Con buen ojo se puede apreciar el mortero original que queda
al descubierto tras el revestimiento de cemento, y que
aparenta un color entre ocre y rosado que da lugar a pensar
en yeso hidráulico, similar al yeso de Albarracín



REPARACIÓN

La balsa sufría desde hace poco tiempo grandes perdidas de agua. Se ha procedido a su vaciado por completo, o mejor dicho, no se ha vuelto a rellenar de agua, y a la limpieza de los cienos.
Gierta vertical en la pared de la balsa





.














Posteriormente se ha localizado la fisura por la que se supone que puede filtrarse la mayoría del agua, por su anchura y la rapidez con la que se ha creado. Una vez realizados los preliminares, se ha actuado reparando la grieta mediante morteros de cal, buscando un trabajo eficaz y respetuoso con el elemento a reparar. El handicap en esta intervención era el tiempo con el que se disponía, dos días de trabajo, con lo que para acelerar la velocidad de adquisición de resistencia máxima del mortero, se ha añadido cal hidráulica a la cal aérea habitual, incluso adicionando cemento natural PROMPT.
.



El proceso seguido ha sido el siguiente:

1,- Limpieza y saneado de la grieta mediante picado a mano.
2.- Limpieza con agua y cepillo de elementos sueltos y disgregados
3.- Inyecciones de agua para la limpieza interior de la grieta y localizar los puntos mas favorables de entrada y aquellos de salida.
4.- Capa de agarre y homogeneización de soporte
5.- Sellado parcial de la grieta, en concreto de los puntos de fuga de las inyecciones localizados previamente.
6.- Inyecciones de mortero. Empezamos con inyecciones menos concentradas, a dosificaciones más cargadas de ligante y árido.
7.- Sellado de la grieta en 4 capas sucesivas de mortero.
8.- Planchado del revestimiento ejecutado para asegurar la impermeabilidad y la hermeticidad con el resto del soporte

Y con esto quedamos a la espera del llenado para comprobar los efectos de la reparación.

Algunas fotografías del proceso:

Apertura y saneado de grieta
Detalle de la sección del revestimiento de
la balsa






















Inicio de sellado de la grieta para
proceder con las inyecciones



Detalle de sifón inferior donde acaba la grieta.
Punto de difícil reparación.

Segunda capa de mortero

Estado previo a la última capa

Finalización del trabajo incluyendo el planchado del mortero

Materiales utilizados suministrados por RED VERDE



ENLACES SOBRE CANAL DE SAN INDALECIO:

- Enlace a Patrimonio Cultural de Huércal de Almería
- Registro de elementos del Canal de San Indalecio en el Catalogo de Bienes Culturales de la Junta de Andalucía
- Asociación Amigos de la Alcazaba de Almería
- Blog Benazorín: El Canal de San Indalecio
- Blog Benazorín: Captaciones de agua en Benahadux
- Web dedicada al registro y documentación del Canal de San Indalecio: Fotos, KMZ, descripciones...
- Artículo de Yolanda Górriz Exposito y José Sabater Montes: El Canal de San Indalecio. Caracterización y estudio de un sistema hidráulico del Siglo XIX en la provincia de Almería.





domingo, 24 de mayo de 2015

¿MURALLA MEDIEVAL O MODERNA?


Toda intervención de restauración del patrimonio es delicada, pero cuando el elemento a intervenir posee peculiaridades que requieren de un trascendente estudio y especialización, y no se cubren estas necesidades, la actuación se convierte en una intervención con alto riesgo de resultar desafortunada. El patrimonio medieval, en concreto los recintos amurallados, es sin duda uno de los que más ha sufrido este problema ya que la opinión de especialistas no ha gozado de peso a la hora de intervenir. Y como ejemplo, un botón.

El sector de muralla de Málaga que quedó al descubierto tras demoler edificios anexionados a la misma, dejan a la vista una tronera y un trozo de lienzo del recinto murario. Lejos de otorgarle una atención y trato a la altura que merece, se interviene con criterios, materiales y técnicas que la hacen una intervención cuestionada, y todavía cuestionable a día de hoy.


¿Edificio "moderno" o muralla medieval?


NOS UBICAMOS

A finales de 1998 comienzan unas obras privadas en los números 62 y 64 de calle Carretería (Málaga), con la intención de edificar para uso de viviendas. Con motivo de estas obras, se descubre parte de la antigua muralla medieval del siglo XIII cuyo alzado se eleva hasta los 10 metros de altura. [1]

Quien no lo conozca, el trazado de esta calle (Carretería) sigue el recorrido del recinto murario que protegía a la medina musulmana. Esta muralla terminó integrada en las edificaciones de vivienda, aprovechada por la población que allí edificaba como eficaz muro de carga. 



Para entender cómo se llega a esta situación en la que la muralla queda inmersa en las viviendas debemos hacer una pequeña cronología, empezando por tener en cuenta que las modificaciones que esta muralla ha sufrido a lo largo de su historia son bastantes, las primeras indudablemente a raíz de la conquista de la ciudad en 1.487. Posterior a la conquista, la muralla se sigue conservando, pero en peor estado, hasta el punto de que ".. el estado del recinto murado en época de Carlos II debía de ser tan lamentable que el marqués de Villafiel  informa: ...del riesgo de esta Plaza por estar allanadas todas sus murallas (AMATE 1988, p. 78), por lo tanto se realiza una reparación de muros y puertas". [2]

El proceso de construcción de viviendas y otros inmuebles alrededor de la muralla ya viene desde poco después de la conquista al perder ésta la función militar que ostentaba, como queda reflejado en los Repartimientos  recogidos por el historiador Francisco Bejarano. Este proceso llega hasta el punto de que poco a poco se fueron adosando casas por el interior a la muralla, convirtiéndose el foso de la misma en un estercolero. La propia población abría agujeros en los lienzos para verter la basura directamente al foso (Olmedo Checa, F.; 1998) [2]

Recreación de la Málaga Nazarí de 1470, por Antonio Laporte www.laporte.es (enlace)

El culmen de construcción de viviendas adosadas a la muralla llega cuando debido a la importancia urbanística que va adquiriendo el sector de la calle Álamos y Carretería, el regidor Luis de Tolosa propone conceder suelo gratuito a los vecinos que quisieran hacerse una casa en el tramo comprendido entre la puerta de Granada y puerta Nueva, con la obligación de limpiar la parte que le correspondiera de foso, que al final quedará convertido en una gran alcantarilla [2]

A partir de 1721, y autorizada por el Cabildo Municipal, se inicia la construcción de casas junto a la muralla con el fin de eliminar los problemas que suponía el mantenimiento del foso con la única obligación de que cada propietario cubriera y limpiase periódicamente su trozo. Mediada la centuria ya se encontraba edificada toda la acera de los pares, adosándose las viviendas en la mayoría de los casos a la muralla, alguno de cuyos tramos serían parcialmente demolidos en posteriores reformas [3]

La muralla que queda inmersa en las viviendas queda fosilizada hasta nuestros días, que como efecto de la demolición de edificios históricos, sale a la luz de nuevo.

*Hay que tener en cuenta que la muralla  medieval de la ciudad de Málaga está inscrita como Bien de Interés Cultural, con la categoría de Monumento, en el Catálogo General del Patrimonio Histórico Andaluz, en virtud de lo establecido en la Disposición Adicional Tercera de la Ley 14/2007, de 26 de noviembre, de Patrimonio Histórico de Andalucía que dispone la inscripción en el CGPHA de los BIC declarados conforme a la Ley 16/1985, de 25 de junio, de Patrimonio Histórico Español, ubicados en Andalucía, así como los que tengan atribuida tal consideración, habiéndose declarado mediante Decreto de 22 de abril de 1949, del Ministerio de Educación Nacional sobre protección de los castillos españoles [B.O.E. nº 125, de 5 de mayo de 1949].


[1] Extraído de: ARANCIBIA ROMÁN, A.: "Intervención arqueológica en la muralla musulmana de calle Carretería nº62-64" en Anuario Arqueológico de Andalucía / 2001, Sevilla, 2004, pp. 603-609, Vol. III-2
[2] Extraído de: IÑÍGUEZ SÁNCHEZ, M.C.: La muralla islámica de Málaga. Referencias textuales y constatación arqueológica. Arqueología y Territorio Medieval, 2. Jaén, 1995, 129-138.
[3] Extraído de: Artículo «La Muralla musulmana de Málaga. Excavación de un tramo conservado en el nº 18 de la C/ Carretería», José Francisco Mayorga Mayorga y José Antonio Rambla Torralvo, publicado en «Arqueología y territorio medieval», nº 2, 1995, páginas 139-154, Revista de Arqueología del Área de Historia Medieval. Universidad de Jaén.



LA INTERVENCIÓN


Después de la constatación de que lo descubierto en Carretería 62-64 era efectivamente un trozo de la muralla medieval, se llevan a cabo los pertinentes estudios arqueológicos y el Ayuntamiento de Málaga decide adquirir los solares de lo que en principio iba a ser una promoción privada.

Dentro de las diferentes propuestas que se presentaron resultó elegida la realizada por Luis Felipe González-Cebrián Tello, que preveía la rotura de la trama urbana implantando una plaza, el forrado con granito de la misma tanto paredes como suelo, y recuperación del lienzo con una intervención sobre la tapia (o mejor dicho tabiyya)  de reconstrucción volumétrica y forrado de la misma. 

La propuesta ejecutada desató mucha controversia, tanto a nivel de calle, cuando el ciudadano aprecia una intervención moderna terminada y a nivel de los profesionales del patrimonio, que lo ven como  ejemplo de mala praxis.

La intervención llega a un punto de bipolaridad tal, que por un lado es usada como ejemplo de mala praxis en formación para especialistas de patrimonio en tierra, y por otro el Colegio Oficial de Arquitectos le otorga Mención de Honor de los Premios de Málaga de Arquitectura 2005.





Análisis de la intervención y estado actual

Vamos a ver repasar a continuación aquellos puntos susceptibles de mayor discrepancia.

RUPTURA DE LA TRAMA URBANA:
La demolición de los edificios sólo dejaba dos posibilidades, o recuperar la volumetría desparecida o dejar diáfano el espacio que ocupaba el edificio, que es lo que finalmente se optó. De una manera u otra se rompía la trama urbana consolidada, tal y como denunciaba el blog Edifeicios. ¿Qué otra posibilidad existía? Atendiendo a la legalidad que menciona dicho blog, el número 62 y 64 nunca debieron ser demolidos.

Situación de las roturas de la trama urbana sobre el Conjunto B.I.C. Centro Histórico
Obtenido de EDIFEICIOS

INTERVENCIÓN DE RESTAURACIÓN:

Acabado: En primer lugar, lo que llama la atención es el aspecto de elemento nuevo o terminado,  que no permite leer la técnica original, al no quedar constancia de los cajones del tapial, muy al contrario de lo que dictan por norma general criterios de conservación actuales, como los que se describen en la Ley de Patrimonio Histórico de Andalucía. Si bien es verdad que la ley es aprobada posteriormente a la intervención, este criterio ya estaba asumido en aquella época entre la mayoría de profesionales de la intervención patrimonial.



















La intervención realizada sobre la muralla le aporta una estética
que bien podría confundirse con un edificio 
de arquitectura contemporánea
Extraído de Anuario Arqueológico de Andalucía / 2001 (enlace)


Revestimiento: Se realizó un revestimiento sobre la superficie de la muralla que después de quince años se encuentra seriamente degradado. La diferencia de tensiones entre materiales (la tierra estabilizada que conforma la tapia de la muralla es muy flexible y el mortero de cal del revestimiento es más rígido), y posiblemente la propia ejecución, ha provocado la fractura y pérdida de adherencia del mismo. 

El propio informe arqueológico ya mencionaba este aspecto de la muralla:
El enlucido plantea PROBLEMAS DE DILATACIÓN TÉRMICA impidiendo que cohesione bien y por lo que termina cayendo. Este se realizaba con una MEZCLA MUY PURA DE CAL, con la finalidad no solo de embellecer sino de impermeabilizar, en muchos casos se le pinta un falso despiece (El Vacar, Córdoba y Puerta Elvira, Granada). En nuestro caso hemos localizado algunos puntos en la torre y la muralla que mantenía este revoque, se encuentran por encima de los niveles del XVI, este dato nos llevaría a vincularlo a reparaciones posteriores a la conquista cristiana. Los estudios realizados en Granada a partir de la restauración de Puerta Elvira plantean la posibilidad de la no realización de un enlucido general de la fabrica después de quitar el encofrado, EL RESULTADO FINAL DEL TAPIAL CONSEGUÍA LA IMPERMEABILIDAD. La zarpa de Carretería 62-64 presenta estas características."
Extraído de: Anuario Arqueológico de Andalucia, 2001 / Ana Arancibia Román (Enlace)

El revestimiento alternativo podría haber sido un simple consolidante a base de lechada de cal, silicato o similar, o en todo caso, morteros de cal dosificado específicamente para este caso, utilizando varillas de fibra de vidrio en sentido perpendicular al plano del lienzo para asegurar la unión del revestimiento con los restos de la muralla.



Imagen de grieta en estrella, lo que indica una clara falta de adherencia del revestimiento a la muralla.
Diciembre 2013 y diciembre 2014

El deterioro del revestimiento avanza a pasos agigantados. En pocos años se ha desprendido gran parte del mismo.
En la zona inferior el revestimiento esta totalmente despegado del paramento.




Otras patologías: Otros aspectos a destacar que hoy en día sufre la muralla son las humedades posiblemente agravadas por el revestimiento que se ejecutó, al impedir la correcta transpiración, acompañado de un drenaje insuficiente.

El revestimiento también impide la correcta transpiración de la tapia. Debajo de este mortero, el núcleo de la muralla 
también se está deteriorando

Las reconstrucciones volumétricas que han ejecutado con ladrillo cocido, lo que implica una patología asegurada, debido por un lado la diferencia de tensiones entre el ladrillo cocido (muy rígido) y la tapia (flexible) y la distinta "dureza" entre materiales, ya que es un material "duro" dentro de otro mucho mas "blando", la tapia. Una alternativa hubiera sido la ejecución de tapia, pero solamente se puede ejecutar desde zona superior, por lo que las pérdidas de sección a mitad de altura del lienzo se podrían haber solucionado con BTC (bloque de tierra comprimido) o tapia complementada con varillas de fibra de vidrio.




La introducción de malla de fibra sintética para evitar grietas y fisuras desluce ahora que
quedan al descubierto. Algo mas respetuoso con el monumento hubiera sido introducir varillas
en la tabiya de fibra de vidrio como ayuda al soporte del revestimiento

En zonas más altas comienzan a aparecer grietas. Como bien decía el informe arqueológico,
los revestimientos sobre este tipo de soportes no funcionan correctamente y no son recomendables.





REFERENCIAS EJEMPLARES

Para entender mejor los puntos expuestos sobre lo discutible de la intervención sobre la muralla, vamos a mencionar algunos casos de intervenciones que se toman como referentes de buena práctica donde únicamente se reconstruye lo esencial para mantener la estabilidad del bien, y siempre utilizando técnicas materiales compatibles.

En el caso de la intervención sobre la muralla del Albacar de Ronda es consultable en el articulo escrito por los autores del proyecto de intervención y directores de obra, con valiosa información sobre los criterios imperantes de restauración (enlace).

Muralla del Albacar, Ronda. Estado original
Muralla del Albacar, Ronda. Ya restaurada.
Realizado por Yamur Arquitectura y Arqueología y Hermanos Campano S.L.

Muralla del Albacar, Ronda. Intervención sobria y discreta
Obtenido de: enlace


Intervención en la Alcazaba de la Reina (Badajoz)
Fotografías obtenidas de TABYA enlace

Alcazaba de la Reina (Badajoz)
Ficha Restapia: Enlace

Intervención en el castillo de Oropesa, por Fermín Font
(Fotografía obtenida de enlace)



CONCLUSIONES


Desde que se realizó la intervención han pasado quince años, y los criterios de intervención priman ahora el respeto por el Bien patrimonial. Haciendo un repaso por diferentes textos y estudios de excelentísimos profesionales de la materia, como los mencionados anteriormente, podemos reflejar algunos en rasgos generales:
  • Consolidar como objetivo primordial, respetando las características constructivas y tecnológicas de la muralla.
  • Tener en cuenta el estudio arqueológico previo.
  • Los materiales  y técnicas utilizadas serán lo más similares posibles al original, evitando así problemas de compatibilidades.
  • No reconstruir ningún elemento del que no se tenga constancia.
  • Realizar las reconstrucciones excepcionalmente necesarias para asegurar la adecuada estabilidad y durabilidad de la estructura.
  • Y sobre todo, asegurar con la intervención la conservación del bien y evitar la imagen final de elemento "terminado" o "nuevo".

El Patrimonio murario malagueño necesita un Plan Director para establecer criterios generales y prioridades en su intervención. Parece que no le queda mucho para ser aprobado definitivamente, esperemos que sea en breve.

Noticia en diario SUR










jueves, 16 de abril de 2015

EL CEMENTERIO ENCEMENTADO

Ayer nos sorprendían los amigos de Torre Vigía con una alarmante noticia que afecta gravemente a nuestro patrimonio:


Un vecino del Cementerio Inglés de Málaga, declarado por la Junta en 2012 Bien de Interés Cultural (BIC), nos avisa...
Posted by Torre Vigía on Martes, 14 de abril de 2015


Una vez más nuestro patrimonio histórico es agredido por aquellos que deben defenderlo. El porqué de este suceso quiero buscarlo en la falta de conocimientos para abordar este tipo de intervenciones. Posiblemente estamos hablando de un caso grave de alteración y daño al Patrimonio Histórico Andaluz.

Se ha procedido a colocar conchas de diferente tipo de molusco a las
originales sobre el mortero de cemento

La calidad de la intervención no se corresponde con la de
un monumento B.I.C. , Detalle de mortero de cemento aplicado
de forma poco ortodoxa.

No estamos ante cualquier Monumento, el Cementerio Ingles  de Málaga es el primer cementerio anglicano en suelo español, y por su carácter de alto valor patrimonial se encuentra registrado como Bien de Interés Cultural por la Junta de Andalucía. 

Presentación del inmueble en la web de la Delegación de Bienes Culturales. (enlace)

Ante cualquier intervención, por liviana que sea la legislación especifica la obligación de comunicar a la Delegación de Cultura. Usualmente ello implica aportar proyecto o informe firmado por arquitecto o técnico restaurador competente, y por supuesto el uso de materiales compatibles con dicho bien.

Apartado 3 del artículo 20 de la LPHA, "Criterios de conservación"

Artículo 34 de la LPHA. Cuando se trate de actuaciones no sometidas legalmente al trámite reglado de la licencia municipal, que hubieran de realizarse en Bienes de Interés Cultural, en su entorno o en bienes de catalogación general, los particulares interesados, así como las Administraciones Públicas que hubieran de autorizarlas, remitirán previamente a la Consejería competente en materia de patrimonio histórico la documentación necesaria, cuyo contenido se determinará reglamentariamente.


Dicho lo cual, esperemos que la situación se restituya, y la Administración competente o la misma fundación a cargo de la gestión del Cementerio tomen medidas ante esta desafortunada intervención,

Acabado del elemento con apariencia de "nuevo" y "terminado", con materiales
 incompatibles, y colocación de ornamentación sin criterio alguno. Mas que una
restauración 
deberíamos hablar de una chapuza 
El exigir que se realice con cal tiene su razón de ser. Además de usar el que sería el material original con el que estaban ejecutadas, el uso de cemento portlánd implica la aparición de eflorescencias y otra serie de patologías graves motivadas por la completa incompatibilidad del cemento, que dañarían en este caso las tumbas. De la misma manera, se echa de menos la aplicación de criterios profesionales de restauración que dispongan sobre como proceder a restaurar el ornato de conchas que poseen las tumbas.

Imagen general de las tumbas encementadas
Decir que los escasos fondos económicos existentes en la fundación no dan para una intervención de mayor calidad no es ajustarse a la verdad. Un saco de 15 kilos de cal aérea ronda entre 2'5 y 3 euros, muy similar al cemento, precio que no justifica tal afirmación. Muchas veces hacer las cosas mal resulta más caro que hacerlas correctamente.
Tenemos la suerte de tener a mano un buen surtido
de cales. Hubiera sido sencillo aplicar un mortero de
cal en vez de cemento.
Una verdadera lástima el trato que se le da a nuestro cada vez más escaso y maltratado patrimonio, ensombrecido hoy mas que nunca por millonarias franquicias extranjeras que como si de estridentes hamburgueserías se tratasen, venden "cultura rápida" que nada tiene que ver con la ciudad.


Es dificil ver la entrada del Cementerio Ingles sin extranjeros interesados por visitarlo
pero la preocupación política por tan importante foco turístico es nula